2 de febrero de 2013

EL FANATISMO RELIGIOSO, TAN NOCIVO COMO LAS DROGAS.

por Benicio Mayorga,

Chinandega, Nicaragua

El fanatismo religioso daña la moral, minimiza la autoestima, apresa los sentimientos, quita la paz por el miedo, sumerge al hombre es la más absoluta depresión por un error cometido, fomenta el exilio de tu casa por no cumplir sus mandatos, puede que incluso llegues a ser perseguido, vituperado, agraviado, menoscabado despreciado, discriminado y hasta físicamente atropellado, por no estar completamente sintonizado con tan nefasto movimiento , y al menos en tres ocasiones he visto morir a jóvenes que producto del tan nocivo fanatismo religioso han llegado a suicidarse, divide a la familia y a grandes comunidades. ¿Tienen las drogas esos mismos efectos en la vida de las personas? Mi respuesta es sí, con una gran diferencia todos sabemos que las drogas son dañinas y nuestra misma familia nos protege, ¿Pero qué hacemos con el fanatismo religioso? que desde el mismo hogar nos apresa, envuelve y castiga, usando de manera infame el rostro agonizante de nuestro Cristo que sufrió la más horrible de las depresiones para darnos la libertad de la opresión.

No hay comentarios.: